30 nov. 2017

Si ahora mismo saliera corriendo aún llegaba a la clase de Zumba Fitness. No. Abro Mad Woman in The Attic y me encuentro con Anne Sexton justo de pensar en lo que hago con mi tesina sobre Ann Radcliffe. Cuando escribo de Radcliffe escribo sobre qué le paso a las mujeres. Porque en las dos antologías de poesía que llevé en la carrera todos los editores eran hombres (¿había poetisas?), por que en cuatro años de carrera sólo leímos a seis mujeres: Woolf, Emily y Charlotte Bronte, George Eliot, Christina Rosetti (sólo el poema Remember me, para una tarea) y a Jean Rhys. Y bueno, Eliot quedó fuera del programa porque "no daba tiempo" y porque, finalmente, parecería que las mujeres no existimos en la historia. El canon occidental de Bloom, es un canon masculino "de padres contra hijos"... but as a woman you feel motherless. En fin. Regresando a Sexton: a los 19 se casó y fue madre. La depresión post-parto le pudo y casi se suicida. Después la poesía la salva y escribe sobre la experiencia femenina:

and this is no dream
just my oily life
where the people are alibis
and the street is unfindable for an
entire lifetime.

La calle que no puede encontrar es Mercy Street. Is there mercy for women? Bueno. Cuando leo a Sexton pienso en mi. Ella estaba enojada pero también confundida y  no pretendía mas que confesar esos sentimientos, qué se sentía ser mujer y que nadie te escuchara. Personalmente no me encanta Sexton como poeta, así como no me gusta Bukowski ni nadie que escriba párrafos, quiebre sus lineas, las agrupe en estrofas y decida llamarlas "poesía" --pero como alguien que se confiesa y habla de lo cotidiano, de las calles y la desesperación, sí.

Ahora: Do women talk back to men? Ese hombre/voz masculina que dicta como es una mujer: o Blanca Nieves o Reina Malvada. Le dice: no, espérate...yo no soy como tu dices que soy...yo soy más, tanto que nunca me entenderías del todo. Y por eso la mujer se vuelve "otredad". Anyways, divago. Mejor leo a Gilbert y Gubar y releo el italiano. He decido: en dos semanas volver a escribir de él. Udolpho puede esperar a las vacaciones navideñas junto a Simone de Beauvoir. Eloisa: no pienses en la tesis solo piensa en que otras cosas dice El Italiano, la respuesta de Ann a Matthew.

27 nov. 2017

Qué hice cuando estaba en Amsterdam


  1. Me gasté 60,000 mil pesos porque en euros parecía menos
  2. Tomé buses a Francia y Bruselas
  3. Desayuné huevos estrellados con jamón y una tostada por primera vez en cinco meses y me supo a gloria
  4. Me acordaba de qué lloré en un tren de Liaocheng a Beijing
  5. Me acordaba de Angie y de Liaocheng
  6. Me deprimí porque el cielo Holandés era muy gris y en China hacía calor
  7. Llovía mucho. Eso me gustó. 
  8. Hice amigos de muchas partes del mundo.
  9. Canté Despacito.
  10. Canté en italiano.
  11. Viaje a Rotterdam con Gamily
  12. Escuché secretos.
  13. Miré muchas obras de arte. 
  14. Pasé mucho tiempo en museos.
  15. Escribí dos ensayos sobre Franz Hals y sobre otro Holandés que no recuerdo el nombre.
  16. Pagué los lattes más caros de mi vida.
  17. Disfruté las calles y los canales Holandeses.
  18. Pensaba en China.
  19. Pensaba mucho en China.
  20. Lloraba.
  21. Dormía.
  22. Amanecía muy cruda.
  23. Estaba cansada de hablar en inglés.
  24. Escuchaba Kpop en mi cuarto
  25. Disfrutaba de la University of Utrecht y sus hermosos salones y sus residencias
  26. Salía al SPAR a comprar provisiones porque siempre tenía hambre (¿tal vez era por la marihuana?
  27. Bailaba con los chicos de Morocco
  28. Me saltaba clases
  29. Fui a la feria
  30. Esperé trenes a media noche.
  31. Leía a Ann Radcliffe.
  32. La vida era divertida.
  33. Quería mucho a todos.