24 nov. 2013

Reseña: El limpiabotas (Sciuscià)


Título Original: Sciuscià (Ragazzi)
Director: Vittorio de Sica
País: Italia
Año: 1946
Idioma: Italiano
Reparto: Sergio Amidei, Adolfo Franci, Cesare Giulio Viola, Cesare Zavattini.


Italia durante y tras la segunda Guerra Mundial fue el escenario de muchas películas realizadas por los directores, que aprovechando la situación histórica, para contar las tragedias que agitaban a sociedad italiana. Si bien, admito que no todas las películas del neorrealismo me han dejado satisfechas, creo que esta ha sido gran excepción a la regla.
Dos chicos que viven en las calles –uno de ellos huérfano, el otro semi-abandonado por su familia—trabajan como limpiabotas y ahorran para cumplir su sueño de comprar un caballo. Como una chiquillada, desean poder presumirles a los demás niños de las calles su mascota y cobrar por que la monten. Pasquel y Giusseppe son prácticamente inseparables, teniendo una amistad genuina y desinteresada como cualquier niño, quienes pese a los estragos de la guerra, logrando conservar esa bondad que los caracteriza.
Sin embargo, al ser engañados por unos bandidos y conseguir dinero ilícitamente, son mandados a un reclusorio en donde su amistad se pondrá a prueba.


Es sin duda, una de esas historias conmovedores que a cualquiera estremecerá, pues de Sica, con poquísimos recursos y actores no profesionales—características esenciales del neorrealismo—nos cuenta y refleja con su lente el dolor vivido en una sociedad dañada y decadente, la corrupción de los inocentes como resultado de los males sociales, el sufrir de madres, hermanos y de cómo, la guerra destruye mucho más que edificios y fronteras.



Las actuaciones de ambos chicos son excelentes, y admito que mejores que muchas de las que hoy en día presentan los actores infantiles/juveniles.  
Ladrón de bicicletas, la más aclamada película de De Sica, realmente me decepcionó puesto que tenía expectativas tal vez demasiado altas, esta vez, logró convencerme—y mis expectativas no habían variado ni poco--. Es para mí, su mejor filme (y también de los mejores dentro del neorrealismo), una entrañable historia de amistad en tiempos difíciles.
5/5

8 comentarios:

  1. No me acaba de llamar especialmente la atención pero me ha gustado mucho la entrada!
    Un besazo! :)

    ResponderEliminar
  2. No creo que la vea, pero está bien conocerla :D

    ResponderEliminar
  3. Una de las mejores películas del neorrealismo italiano que tengo pendiente de ver...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan este tipo de historias, de alguna manera me recuerdan mi infancia, o me hacen pensar en momentos de ella.
    Gracias por compartir esta película, besos :)

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría verla. Estas historias son de las que, bien plasmadas en la gran pantalla, dejan huella en la memoria.
    Creo que me has apañando la tarde del sábado. A ver si la consigo.
    Saludos!
    Cita

    ResponderEliminar
  6. Para variar tampoco la conocía pero no sé si me termina de llamar. Pero creo que se merece una oportunidad.
    besos

    ResponderEliminar
  7. No la conocía y me la anoto. El fin de semana pasado, por cierto, ya que hablamos de cine italiano, me volví a enamorar con La strada. Seguro que ya la has visto...
    Besos,

    ResponderEliminar
  8. Ler e ver filmes, que poderá haver melhor na vida logo a seguir á família. Visito o tei Blog muitas vezes para me actualizar ou matar saudades.
    Espero a tua visita e uma opinião sincera sobre as minhas histórias de vida. Saludos.

    http://acontarvindodoceu.blogspot.pt/

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Encantada pasaré a visitar tu blog :D