19 mar. 2015

Extraño la modernidad, me puse a escuchar a Two Door Cinema Club y leer a W.B. Yeats

A propósito del día de San Patricio y de que en el radio de la escuela *concepto radial* nos hicieron celebrarlo (aunque estemos en México), me puse a desempolvar CD's y escuché el primer trabajo de Two Door Cinema Club, banda de la que me enamoré desde el primer momento queescuché (tendría doce años y aún no sabía que era hipster). Me llamó la atención el color rojo del cabello del vocalista, y ese sonido con guitarras y algo que me sonaba a electro, muy buen propuesta que creo se salió un poco del camino con el segundo trabajo, que pese a no parecerme tan hermoso y bello y emocionante como el primero, me gustó algo.
Igual me puse a leer a Yeats y lo que W.H. Auden escribió de él. Textos sombríos y corta venas.
En fin, que este semestre estoy viendo Literatura de la Restauración. Mucho teatro y sátira, la crítica de Dryden y algunas kilométricas novelas. Todo muy bello, sobre todo Pope y su Essay on Criticism, pero a veces extraño a los modernos y sus crisis existenciales y su pesimismo y cómo me hicieron sufrir porque no les entendía nada. Ahora comprendo a James Joyce y quien sabe, igual y escribo una tesis de Dubliners, jajaja aunque luego recuerdo que no acabo la tarea y se me pasa.
Bueno, hay mucho que pensar y también tiene mucho que no escribo en el blog...esa idea romántica de la literatura se muere un poco con la carrera.
Aún así, quisiera leerlo todo, verlo todo y sobretodo, bueno...besarle a él.
Imaginen que fuera llueve, imaginen que no lo he visto y quisiera verle, sólo porque me quedé con ganas.
El viernes me sacan las muelas del juicio. Voy a aprovechar para llorar, no por las muelas, si no porque nunca me llamó.


Siempre me pone nostálgica esta canción.