31 ago. 2016

i want to exist everywhere. cities dappled with pastel-colored houses, hands grazing soft yellow fruits in markets, a blur of conversation in a crowded train station. i start to think in another language and my mother tongue is gauzy, a rosewater aftertaste. mornings are heart-fluttering awakeness, a rich yellow. i am seated at a café. warm, dark, acidic tastes and smells. girls in soft-fluttered skirts, bronze-shouldered, are reading wilde, shakespeare, dickinson. i take pleasure in people-watching and creating names, narratives and dreams for strangers that i will never meet. i bite into something filled with raspberry, tart and bright. afternoons are alive, a brilliant red. museum-wandering. an exhibit of gold egyptian jewelry. marble sculptures of goddesses. coiling, dreaming japanese pottery. navigating maps and asking for directions in a language that feels clumsy on my tongue, dipping in and out of memory. night is the deepest, most passionate indigo. outdoor concerts, that last farewell after midnight. the stars are a brilliant tapestry. everything glows and bursts. collapsing into bed, i am at ease. my heart is silvery birds’ wings, I think about the endless sunsets, the brilliant sunrises, my friends, mis amigos, I miei amici, meus amigos, 朋友... 

And indeed... The stars look very different today


20 ago. 2016

Full English Breakfast @ Manchester


Las fotos las tomo porque me causa placer mirar una escena en la que algún momento estuvo presente, al rededor de esa mesa, estaba cansadísima por un viaje de 4 horas, más 1 o 2 horas en lo que llegamos a Heathrow y esperamos un carro que nunca llegó, hasta que decidimos tomar un taxi, con un taxista que no era muy fluido en Inglés y con quién fue un show comunicarnos para decirle que nos dejara en las oficinas de thrifty, donde rentamos un coche en el que compartimos canciones, risas, bromas y sueño. El olor de una nueva ciudad es algo que siempre atesoro, especialmente, porque es algo efímero. Aún así, al estar en otro lado, siempre inhalo profundo. Sé que el mar de Cancún, al sur, huele diferente al mar de los Cabos, al norte, y al mar de Canada, a las orillas de British Columbia, y sé cómo huelen las cataratas del Niagara y cómo las cascadas de Yipantla. Es algo extraño, pero aunque sea, una parte de mi cerebro en algún momento lo supo, en algún momento estuvo seguro de eso. Pero eso es algo más romántico que realista... aún así, el sabor de las zarzamoras y la crema recién hecha, del pan francés que compartí en Manchester, aún lo siento cerca, aún puedo saborearlo y recuerdo lo rico que fue. 

Con 20 o 21 años, 4 chicos y yo, catábamos canciones de High School Musical en las carreteras del Reino Unido, porque era ridículo, porque siendo niños las cantamos o las odiamos, y ahora, estábamos con personas de zonas tan lejanas las unas de las otras (México, Portugal, China y Malasya) conviviendo en un mismo lugar, en ese pequeño pedazo de tierra... siempre se me ha hecho algo surreal eso, conocer a alguien... ¿por que él? ¿por qué entonces? ¿No piensan ustedes en eso? Todos los que llegan a nuestra vida, llegan sin razón, y sin embargo, afectan nuestra perspectiva, nuestra forma de ver las cosas... con algunos convivirás unos meses, con otros años, con algunos, pese a los años, no desarrollarás ningún vinculo especial, con otros, sentirás que han sido amigos de toda la vida.





Extraño mucho la risa de Scott, su forma de ver las cosas y la vida, su alma, muy amable y linda. El sentido del humor muy extraño de Mark, creo que el y yo somos similares en muchas cosas y creo que juntos seríamos terribles... es de esos amigos que me gustaría encontrarme todos los días en la cafetería de la escuela, mirar la tele y fumar. Freddie, tan lindo conmigo, caminando por las calles de Londres a la media noche, es de esos chicos con los que quieres estar siempre. Diogo, los chistes entre él y Scott, y que jamás supimos qué era broma y qué era en serio, y que siempre me ayudaba a alcanzar los lugares más altos, el media 1.95 y yo 1.54, así que, era de esas amistades en donde las diferencias no importan; y él era portugués, así que hablar en inglés, español o portugués era de lo más divertido. Me gusta que los idiomas se parezcan, siento que te acercan a las personas. Pero también me gusta el chino, resulta tan desconocido y extraño para mí, y para Scott, Freddie y Roger era cotidiano y natural, y yo simplemente sigo pasmada.

Cupcakes del Street Food Market
Roger no pudo acompañarnos en este viaje porque se reunió con unos amigos, en fin, yo quería ir a país y acabé en un coche con estos cuatro chicos hacia Edinburgo.
Dormimos en Manchester, ellos compartieron la cama y yo dormí en un sillón, porque soy una chica y qué raro dormir con chicos, jaja, algún día esas normas de género acabará, espero.
En fin, después de creer que moriríamos en una aventura tipo 'Hostal', el lugar donde dormidos resultó más que lindo. Nos fuimos a un club 'Revolución Cubana', la música era latina, que si me preguntan, es la mejor música para bailar...Escuchar a Maluma y la canción del 'taxi' en UK era un poco surreal... son las canciones que escucho en los departamentos de Copilco con mis amigos de la universidad cuando intentamos emborracharnos, pero ahí estaba, en ese país que siempre quise conocer, desde que tenía unos diez años y descubrí a los Sex Pistols y The Kinks; en fin, nadie baila como las latinas, así que me divertí muchísimo tomando vino blanco y bailando reggeaton y salsa con chicos que no saben bailar ni reggeaton ni salsa. Al día siguiente fuimos a desayunar a una cafetería en donde tomé un 'English Breakfast', que consistía en huevos, champiñones y un bagel, nada de salchichas ni cosas de esas porque no me gusta la carne. Caminamos un poco por Manchester, una fisonomía diferente a Londres, tranquila, industrial. Aún así, creo que Manchester es un gran lugar, y la música que ha salido de ahí ha llegado a ser tan irónica que durante una explosión artística toda una corriente llegó a ser conocida como 'MADchester', y seguro que han escuchado a de The Stone Roses, bueno, pues ellos son de ahí, igual que The Happy Mondays, que llegué a escuchar en mi preadolescencia, y de The Charlatans UK, pero aún mejor, Manchester es el hogar de The Smiths y New Order, y hay algo raro y mágico en caminar por las calles de tus artistas favoritos, pensar que ahí crecieron y ahí vivieron el día a día. Hay algo que hace que mires la ciudad distinto, cuando sabes eso, cuando aprecias eso. Para los chicos era diferente, ellos estaban más emocionados por el football, yo, pensaba en Johnny Marr y Morrissey de chavales, aburridos y enojados con la vida, una vida que no era mala. Si lo comparas con México... bueno, todo es difícil, pero escuchar disparos, saber que hay gente sin cabeza en un coche cerca del centro comercial porque el crimen se salió de control... y aún así. 

En fin, Manchester, a pesar del poco tiempo que pude verlo, me gustó mucho, y me pareció que había tranquilidad ahí. Fuimos a un StreetFood Market, vimos unos cuantos libros usados, compramos algo en un Tesco o un Sainsbury, ya no recuerdo, y nos subimos al carro para seguir hacia Edinburgo, viaje del cual les contaré en la próxima entrada.


"Take me out tonight
Where there's music and there's people
Who are young and alive
Driving in your car
I never never want to go home
Because I haven't got one anymore"

Y en efecto, eso hicimos, aprovechando la brevedad de la juventud y de la libertad del verano, antes de volver a clases, antes de continuar con el día a día. Pienso un poco en todos nosotros y en como seremos en unos años, ¿con quién nos casaremos? si es que lo hacemos... ¿Dónde trabajaremos? ¿Dónde estaremos? Aún pienso en lo que me dijo Mark mientras estaba en el aeropuerto 'See you one day'; espero que sí, espero que 'one day', llegue pronto, espero que 'one day' se acompañe de un 'very soon', porque eso es más un hasta luego que un adiós. Porque nunca me ha gustado decir adiós, incluso de otras personas que ya deberían estar muy en mi pasado, incluso a esas, quiero volver a verlas... 'one day', aunque se una coincidencia estúpida, y volver a existir de nuevo, al mismo tiempo, y en el mismo lugar.

15 ago. 2016

All my pictures of you

Looking so long at these pictures of you 
but i never hold on to your heart 
...There was nothing in the world
that i ever wanted more
than to feel you deep in my heart
there was nothing in the world
that i ever wanted more
than to never feel the breaking apart
all my pictures of you



Mientras sufro el jetlag intento mantenerme despierta con un café y escribiendo estas líneas... después de tantas cosas, de tantos sueños, por fin fui a Londres, Inglaterra y todos esos lugares de donde mis escritores favoritos, mis bandas favoritas, paisajes y estilos que tan sólo en películas había visto, provienen. Fui a los museos de John Keats, Jane Austen, Charles Dickens...miré las pinturas de William Blake y los Prerrafaelistas, comí fish & chips, saboree un helado en Hampstead, sentí la melancolía y la felicidad del mar, del mar de Brighton, reí, amé, viví... Y es muy difícil, las palabras no me salen ahora, no sé ser elocuente, he expresado mi amor y mi nostalgia en inglés estos días... las conversaciones aún están muy cercanas, el recuerdo de Camden Town, de los buses rojos y de mis amigos y yo corriendo por el Buckingham Palace hacía el Parque St. James aún se ven claros, aún siento el calor de su piel, aún puedo escuchar su voz... hasta que se apague, y no quiero pensar, ni puedo pensar, cómo será mirar atrás en varios años; todos esos niños lindos, todas las risas, las caminatas a las tres de la mañana por Euston y hacia Mornington Crescent después de estudiar en la biblioteca de la University College London, la música y las luces del Ministry of Sound, el sabor a cerveza, a limón, la euforia, la tristeza, la felicidad, las conversaciones llenas de acentos de todas partes del mundo, aprender palabras, escuchar canciones de Italia, de China, abrazar a alguien que nunca da abrazos, bailar con alguien que nunca baila, tomarnos fotos, sentirnos afortunados, porque nos tocó la parte buena de la vida.


Caminar por los museos, comer en Bloomsbury's Farmers Market, mirar por primera vez ciudades, escuchar a Swim Deep en el parque mientras mi corazón sentía una espinita cuando le dije adiós a Debbie, Nicolò, April y Yuye...pensar que vimos juntos la EuroCopa tomando Guiness, que nos hicimos amigos de la vida en sólo unas semanas, jamás querer que se acabara eso.
Es muy difícil, mi corazón se enamora de las personas, de los momentos felices, y los atesora, y los extraña, y siente demasiado... demasiada felicidad, demasiada alegría, demasiada bondad... no es malo sentir, ni dejar sentir al corazón, aunque por lo mismo se esté más triste que el resto.
Hicimos la ciudad nuestra, la ciudad que después de un fin de semana fuera se sentía como nuestro hogar. Ir a la escuela en la planta alta del bus rojo, ir a cenar a Piccadilly, pasear por el Millenium Bridge, ver la catedral de St. Paul y el Big Ben dos o tres o cuatro veces por semana, gastar nuestros últimos 5 pounds en el vino más barato y aún así, sentirnos the richest kids in town.

by Dabbie Tan
Viajes a Manchester, a Edinburgo, a Dublin y Brighton; Stonehenge, Bath, Oxford, The Cotswold... y prometernos volver.
Freddie se quedó con mi suéter, y yo sólo pienso que me gustaría existir en todos los lugares a la vez, y pienso que amo México, que es la tierra en la que crecí, la comida que probé y aprendí a cocinar, el lugar en donde me enamoré, donde construí sueños, amistades... pero pienso en tantas cosas... los colores, las sonrisas, la corrupción, la muerte, el huapango, Tlaloc y la lluvia, y las montañas, y el miedo, la inseguridad, la misoginia, Diego Rivera, Siqueiros, Kahlo, la pobreza, el Palacio de Bellas Artes y amar(te) duele, el español, lo chido, lo chafa, los churros, los chavos, las chanclas, los huaraches, las chácharas, oi!, mate, momma, punk, madame, darling, sure, yes, bloody, saints, beer and "you look so beautiful tonight", "can you lend me fifteen pounds", "you are very funny", "it's because she's mexican" "you are such a party animal!!" "have a safe flight!"... mi corazón está dividido... sólo quiero volver a sentirme tan feliz como en Londres, comer rico, querer como quise, sentirme liviana, diferente, llena de amigos, sueños, metas... qué miedo, pero que ahí se veían tan reales y posibles; todo, todo era posible, los sueños eran nuestra cotidianidad, los anhelos no invadían las sábanas.


En Heathrow comí en el restaurante de Ramsey, el mesero que me atendió era portugués y hablaba español.
--- Yo tengo un amigo de Portugal
--- Ah, ¿sí? ¿de qué parte?
-- De Lisboa; hablas muy bien el español
-- Pues se parece mucho al portugués, no es difícil... ¿Tú hablas portugués?
--No, no...pero mi amigo me enseñó una palabra... 'Saudade', no tiene traducción en ningún idioma.
by Mark Balmes
-- Sí, sólo existe en portugués... es parece describir la melancolía, pero diferente, es una nostalgia por momentos muy hermosos... ¿eso es lo que estás sintiendo? -- preguntó el mesero, entendiendo mi juventud, mi verano, mi ser dejando atrás algo tan bonito y que, mientras estaba en el aeropuerto aún existía, pero a la vez, ya se me escapaba de las manos... eso es 'saudade' y los que hablan portugués lo entienden, como nosotros sabemos la diferencia entre 'te quiero' y 'te amo'... y el te quiero es ese amor para los amigos, un amor muy lindo y muy puro, que no se complica, que es siempre bonito... y sí, los quiero, y a Londres, a Londres tal vez lo ame porque en esa ciudad que fui tan feliz y también la que hoy me genera la tristeza de decirle adiós a algo que no vuelve a ser igual.

Un amanecer en el London Bridge, un 'farewell', un abrazo y un corazoncito que luchaba por no desplomarse mientras en una cocina, llena de chicos de todas partes del mundo, de no más de 21 años, con ganas de comernos al mundo, compartíamos una bella última vez que tenía más sabor a 'hasta mañana' que a 'hasta nunca', porque de verdad, después de algo así, siempre querrás que tus caminos se crucen otra vez, y siempre querrás decir 'Hola' otra vez... Hola, ciao, hello, ni-hao...saudade, te quiero, tu me manques... y gracias por todo, y gracias por tanto.
Taking pictures of you
Such a wonderful thing to do 

Esperen más fotos y más relatos de mis días en Londres, con mucha nostalgia, como siempre.